La visibilidad de aplicaciones dentro de una red corporativa es un componente fundamental en cualquier estrategia de gestión de tráfico. Una mayor visión del flujo aplicativo permite a los administradores de TI analizar objetivamente el desempeño de cada aplicación, dando paso a implementación de mejoras como la priorización del tráfico, categorización o la calidad de servicio, permitiendo satisfacer las necesidades de clientes, usuarios internos y el cumplimiento de políticas empresariales, impulsando resultados óptimos en un mercado competitivo.

Portafolio de Soluciones